La poesía no es del poeta sino también de quien la lee y la escucha. Tómate unos minutos, busca tus audífonos y óyeme un momento.¿Que me dices? Escríbeme, espero una respuesta.