Sus ojos no son cosa de otro mundo, más interesante aún; hay todo un mundo en sus ojos.