Eso que llamas bloqueo
es un fantasma con voz de sabiondo
diciendo que hay mil voces que lo hacen mejor que tú.

Y te rompe las ganas de a poco
con un pico hecho de palabras.
Grito sinestésico que se cuela
entre tonos bemoles y rojizas séptimas.
Aullido que expresa con cierta rudeza
que el trazo en tus dedos
no es el que impresionaría a tus héroes.

Es la cuarta pared que se cierra
creando un abismo infernal
donde deseas quemar cada párrafo
que otro con gusto plagiaría

Metafórica cuerda de metal
que se enreda en tu lengua
y te sangra en los dedos
y te paraliza
y te jode la mente
y te recuerda lo que pudiste hacer
mucho mejor en una obra que ya terminaste

Espectro con delirios de grandeza
escupiendo el término amateur
como si no hubiese una perfecta belleza
en lo sublime de un wabi sabi artesanado.

No es un monte de horrores esperando a ser vencido.
Es la ruta mas larga a vencerse uno mismo.

(Para talleres destruir el bloqueo creativo escríbeme, precios módicos y resultado garantizado)